Sobre el uso de la palabra emoción en contextos científicos

classic Clásica list Lista threaded En Árbol
10 mensajes Opciones
Jesús Gómez Jesús Gómez
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Sobre el uso de la palabra emoción en contextos científicos

Resumen:
No sirve para nada y puede confundir, así que es mejor estudiar los fenómenos coloquialmente llamados emocionales con las herramientas conceptuales, empíricas, metodológicas y teóricas de la propia ciencia (en nuestro caso, la Psicología)

Antecedentes:
En Twitter hemos mantenido  un debate (animado e interesante, pero inmanejable) sobre la definición de emoción y su uso en psicología. El responsable de todo esto es @lorcadas, y tengo pruebas: https://twitter.com/Lorcadas/status/456731023565262848 así que yo me limito a dar mi opinión y trasladarla a un espacio más proclive a un debate argumentado. Pero que conste que la culpa es suya ;-)

Aquí va mi opinión (que en parte ya he comentado con @GuidoBCor en privado):
Por supuesto que el campo de la emoción se puede estudiar científicamente, y por supuesto que se han hecho avances empíricos, tanto desde el punto de vista psicológico como biológico. Eso no está en discusión, al menos para mí. El tema que me preocupa es conceptual / teórico, donde hasta los autores reconocidos de alineación más o menos cognitiva reconocen - y eso les honra - que los conceptos no están claros y que hay insatisfacción a la hora de integrar datos, teorías y ofrecer modelos completos y coherentes.
Lo que intentaba argumentar en Twitter (creo que sin mucho éxito) es que debemos estudiar los temas emocionales - como cualquier otro aspecto del comportamiento - sin dejarnos llevar por los conceptos del lenguaje coloquial.

La emoción desde el conductismo no es una categoría separable de otros tipos del comportamiento; no hay una desconexión entre emoción-acción-cognición. Cuando, por ejemplo, se estudia la respuesta emocional condicionada (Estes y Skinner, 1941 - que por cierto, se pasa por alto en muchos textos sobre emoción), lo que se hace es estudiar la interacción entre estímulos que elicitan respuestas calificadas como emocionales (el EI de forma innata, el EC de forma aprendida) y nuestro comportamiento "voluntario" (operante). Es sólo un ejemplo sencillo. Hay otros muchos más recientes y elaborados (ej. en las técnicas conductuales para el tratamiento de la ansiedad, incluyendo la autodiscriminación de los estados privados), pero no me enrollo más (Lo dejo abierto porque además el desarrollo de estos temas en el conductismo contemporáneo ha sido tan polémico como fructífero y puede dar lugar a debates posteriores.

Recapitulando: los conductistas han estudiado lo que comúnmente se llama emoción desde el principio, pero no han necesitado la palabra coloquial para hacerlo. Igual que los físicos explican lo que es la dureza de un material y las variables de las que es función sin que "dureza" sea un término técnico.
Sara va Sara va
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Sobre el uso de la palabra emoción en contextos científicos

Con lo que no estoy de acuerdo es con el matiz de diferenciar psicológico de biológico, no os suena a dual? A ver si va a ser por eso por lo que no integramos...
Jesús Gómez Jesús Gómez
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Sobre el uso de la palabra emoción en contextos científicos

Sara,

Yo creo que sí es necesario saber lo que estudia y aporta cada ciencia, y para qué sirve cada una.
Exactamente igual que hay que diferenciar entre química y biología o entre psicología y sociología.

Aquí de forma un poco más extensa:
http://grupocolumbus.blogspot.com.es/2012/09/la-relacion-psicologia-biologia.html#.U1E0Vfl_uVU

Por ejemplo, eso nos ayuda a evitar algunos problemas que conlleva el reduccionismo:
http://grupocolumbus.blogspot.com.es/2013/03/sobre-el-reduccionismo-en-psicologia_23.html#.U1E0_Pl_uVU

Saludos
Javi @Dronte Javi @Dronte
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Sobre el uso de la palabra emoción en contextos científicos

En respuesta a este mensaje publicado por Jesús Gómez
Estando de acuerdo contigo, Jesús, yo había entendido el debate twittero en otra clave, justo la que comentas en tu último párrafo: Explicar la 'emoción' y las variables de las que es función aunque "emoción" no sea un término técnico.

La 'dureza' no deja de ser un fenómeno macroscópico complejo que depende de la estabilidad de las relaciones moleculares y cosas como la ductilidad o la elasticidad del material. Como la aproximación molecular es compleja (aunque sea posible) se usa "una aproximación molar": un heurístico (las escalas de ralladura u otras) para los contextos en que es necesario usar la dureza.

¿A la pregunta "¿Qué son las emociones?" debe tener la psicología una respuesta? Aunque sea decir: nada, las emociones no existen, todo esto funciona de otra forma. ¿Debe haber una explicación psicológica de la emoción y de las variables que es función aunque "emoción" no sea un término técnico? Esa me pensaba yo que era la cuestión.

:)

Y ahora voy a hacer una paella. Que se me va el tiempo en catas.
Javi @Dronte Javi @Dronte
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Sobre el uso de la palabra emoción en contextos científicos

En respuesta a este mensaje publicado por Jesús Gómez
Ah, y por cierto... En general, la división entre lo biológico y lo psicológico es sólo analítica. Niveles de análisis distintos no quiere decir órdenes ontológicos distintos. Bajo mi punto de vista, Skinner tenía razón cuando dijo que "[t]he experimental analysis of behavior is a rigorous, extensive, and rapidly advancing branch of biology” en el 74. Pero es que la biología tiene muchos niveles de análisis válidos y fructíferos.

Por cierto, Donahae y su equipo estudió el tema de como se da el salto de lo biológico (neurológico) a lo conductual (como por ejemplo en este artículo: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1322144/). Es interesante y en cierta forma resuelve el aparente dualismo del que hablabas. :D
Ris @rpascualverdu Ris @rpascualverdu
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Sobre el uso de la palabra emoción en contextos científicos

Así sin meternos en referencias y demás (porque me acabo de levantar, básicamente) y a brocha gorda, definiría la emoción como las respuestas viscerales asociadas pavlovianamente a estímulos (sean estos verbales o no verbales). Para mí es importante separar la emoción en sí, esa "sensación", de las verbalizaciones que pueda elicitar, sean estas referentes a la propia emoción o no. Es decir, si yo estoy triste, una cosa es la sensación (casi podríamos decir la sensación proprioceptiva) de que me pasa algo con un determinado "color" y otra es la verbalización o verbalizaciones que este estado pueda discriminar, reforzar o permitir. No podemos tratar ambas cosas como lo mismo porque no lo son y se pueden condicionar independientemente (de hecho, se hace en clínica). Así que, si tuviéramos que concretar esa palabra tan nebulosa y tan poco útil que es "emoción", haría referencia únicamente a las respuestas viscerales condicionadas.

Probablemente no es una definición perfecta, pero estoy casi seguro de que es una que se utiliza todo el tiempo.
Jesús Gómez Jesús Gómez
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Sobre el uso de la palabra emoción en contextos científicos

En respuesta a este mensaje publicado por Javi @Dronte
La verdad es que con la de vueltas que ha dado el debate y lo desorganizado que se ve en Twitter, es muy posible que haya perdido de vista el sentido y lo haya interpretado a mi manera. Si no lo he entendido como la mayoría y he dicho burreces, pues lo siento.

Si el debate es "¿A la pregunta "¿Qué son las emociones?" debe tener la psicología una respuesta?" Coincido en que la respuesta es un rotundo SI. Al menos por dos motivos:

1) Los términos coloquiales son conducta verbal de una comunidad amplia de hablantes, y como tal tiene que ser explicada en una ciencia natural;
2) Los psicólogos interactuamos con gente que usa esos términos, y tenemos que estar preparados para entendernos con ellos de forma efectiva, ya sean estudiantes en la Universidad o clientes en una consulta, por ejemplo.

En el caso 1, creo que una buena aproximación es la que muestra Skinner, por ejemplo en "The origin of Cognitive thougth" (1989), donde analiza el uso y etimología de algunos términos psicológicos coloquiales.
http://psychology.about.com/gi/o.htm?zi=1/XJ&zTi=1&sdn=psychology&cdn=education&tm=15&f=00&su=p284.13.342.ip_&tt=65&bt=1&bts=1&zu=http%3A//www.marxists.org/reference/subject/philosophy/works/us/skinner.htm   

Sobre el caso 2, la forma de proceder debe depender del objetivo final de la interacción. Por ejemplo, con los estudiantes puede ser más adecuado el moldeamiento de la conducta verbal sobre las emociones hacia el uso de términos técnicos; por contraste, con los clientes puede que no sea necesario para los objetivos terapéuticos (o puede que si).

 
Jesús Gómez Jesús Gómez
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Sobre el uso de la palabra emoción en contextos científicos

En respuesta a este mensaje publicado por Javi @Dronte
De acuerdo en todo :-)
Ris @rpascualverdu Ris @rpascualverdu
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Sobre el uso de la palabra emoción en contextos científicos

Totalmente de acuerdo con lo que dices, Jesús: si el debate es ese, estoy de acuerdo contigo.

Ahora bien, cómo se define ya es otra cosa. Creo que a los estudiantes, efectivamente, habría que moldearles hacia una definición operativa. Esto me lleva a una semi-discusión que hubo el otro día en Twitter también acerca de la divulgación. Alguien (no recuerdo quién) definió "autoestima" como "la parte autovalorativa del autoconcepto", dando como razón de esta definición el que era más fácilmente comprensible. Esto, por supuesto, es falso: ni es más fácilmente comprensible, ni es correcta. Si fuera correcta, uno podría pasar por alto alguna inexactitud a la hora de definirla, asumiendo que es mejor que el alumno/cliente/lector se lleve una impresión acertada en lo general aunque no sea precisa en los detalles. Pero no lo era! Y es que este es el problema con mucha de la educación en psicología: el usar conceptos de psicología de la Ragazza solo porque son más familiares al gran público es un error inmenso, y en las facultades se hace todo el tiempo. Y lo que más me preocupa es que las personas que lo hacen no suelen ser conscientes de (o admitir en voz alta) que lo hacen. Un moldeamiento nunca pasa por reforzar una respuesta incorrecta para luego cambiarla a una correcta; se acerca progresivamente a la corrección detallada desde la corrección general.

Por supuesto, cuando hablamos de clientes la cosa cambia mucho, pero por un motivo esencial: no queremos que el cliente sea un psicólogo. Queremos que comprenda su conducta para que pueda regularla mejor. Si eso implica usar metáforas que no son del todo exactas, no es importante, porque no es la formación de un profesional lo que nos importa. Más de una vez he hablado del condicionamiento clásico a un cliente diciéndole que es "como si las cosas que pasan juntas se ataran con cuerda: luego tiras de una y te sale la otra". Si yo leo esa definición en un libro de texto, me tiro de los pelos. Pero para el momento y el lugar era perfectamente adecuada.
Jesús Gómez Jesús Gómez
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Sobre el uso de la palabra emoción en contextos científicos

Amén, hermano :-)

Me quedo con dos frases:

"usar conceptos de psicología de la Ragazza solo porque son más familiares al gran público es un error inmenso"

y

"Un moldeamiento nunca pasa por reforzar una respuesta incorrecta para luego cambiarla a una correcta"

Creo que el moldeamiento con los estudiantes empieza por explicar que estamos en una ciencia, y que en ciencia no se usan los mismos términos que en el lenguaje coloquial; y que incluso cuando los términos son los mismos el significado (el control de estímulo si hablamos de tactos) es bien diferente. Un ejemplo que creo que es fácil de entender es el concepto de fuerza en física. Usamos la misma palabra pero decimos cosas diferentes cuando decimos "mi primo tiene mucha fuerza" y cuando decimos fuerza=masa *aceleración

Pues con la emoción (o cualquier otro término de la psicología popular), se aplica lo mismo. La diferencia es que cuando los estudiantes entran en la carrera de física, ya saben que van a encontrarse algo así.