Epigenética y teleología, ¿un disparate?

classic Clásica list Lista threaded En Árbol
17 mensajes Opciones
Luis Ignacio De Amores Cabello Luis Ignacio De Amores Cabello
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Epigenética y teleología, ¿un disparate?

Hola,
Muy de moda está la epigenética en estos días. ¿debemos considerarla como un mecanismo teleológico o teleonómico?

http://es.wikipedia.org/wiki/Epigen%C3%A9tica
Jesús Jesús
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Epigenética y teleología, ¿un disparate?

Creo que sin duda teleonómico.

No hay ningún "propósito" ni orientación al futuro en los cambios epigenéticos, ni se invierte la dirección de la causalidad.

Juanma Juanma
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Epigenética y teleología, ¿un disparate?

Si muy de moda y "atractiva ciencia". La modificación génica en interacción con el ambiente es innegable, la falacia está en los postulados básicos que utilizan muchos de estos estudios para explicar sus resultados (o por lo menos el mensaje que trasmiten). No nos olvidemos que el cambio génico, al igual que todo tipo de conducta, es causa de las contingencias individuo-ambiente, aquí hay que buscar las causas. No se puede utilizar una topografía genética para explicar un comportamiento, es una mera correlación. Por otro lado, aunque me parece interesante el estudio de detección de nucleótidos, péptidos, variaciones cromosómicas, etc, etc, al igual que otras "artes biológicas", no me parece que sea la función del psicólogo.
Jesús Jesús
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Epigenética y teleología, ¿un disparate?

De acuerdo en lo esencial. No es tarea del psicólogo buscar las relaciones entre genes y comportamiento (o al menos no para la inmensa mayoría).

En desacuerdo con tu afirmación "el cambio génico, al igual que todo tipo de conducta, es causa de las contingencias individuo-ambiente, aquí hay que buscar las causas. No se puede utilizar una topografía genética para explicar un comportamiento, es una mera correlación"

Creo que el debate correlación - causalidad aquí es un falso debate, en la medida en que sigamos identificando causalidad con mecanicismo y el ambiente como causa iniciadora. El modelo causal propio de los sistemas vivos es interactivo y retroalimentado, ya sea en el aspecto genotipo - fenotipo o  ambiente - respuesta. En ese sentido, una "topografía genética", por usar tus palabras, puede presentar más que una mera correlación con un comportamiento, sin ser una causa eficiente: puede presentar una relación funcional.

Jacinto Jacinto
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Epigenética y teleología, ¿un disparate?

En respuesta a este mensaje publicado por Luis Ignacio De Amores Cabello
Lo de teleología es disparate. Otra cosa es que epigenética no implica cambio genico ni es conducta. Lo interesante de la epigenética es que es una forma duradera de control de expresión génica y puede considerarse otra forma de neuroplasticidad que podría estar implicada en la aparición de algunos trastornos mentales, en el desarrollo de la personalidad...
Juanma Juanma
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Epigenética y teleología, ¿un disparate?

En respuesta a este mensaje publicado por Jesús
Estoy de acuerdo, cuando hablo de conducta o contingencias individuo-ambiente, hablo de relación, bajo mi criterio la causa, y ya que te referiste a ello, sea eficiente o no, no se encuentra ni en el ambiente ni tampoco en el individuo sino en la interacción que refieres (bidireccional). Quizás no expresé bien la idea.

Con respecto a lo segundo también pienso que una topografía genética puede presentar más que una simple correlación, creo que no podemos olvidar que ello es una actividad en un ambiente (genotípico en este caso) con lo cual plausible de relación funcional, el problema reside en lo que se intente explicar por dichos cambio génicos, con el riego de caer en explicaciones circulares, algo no poco frecuente en neurociencia pienso.
Luis Ignacio De Amores Cabello Luis Ignacio De Amores Cabello
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Epigenética y teleología, ¿un disparate?

La pregunta de partida y algunos matices están sobre la mesa. Ahora bien, ¿Qué repercusiones directas o indirectas puede tener la epigenética para con el análisis de la conducta?
Traigo aquí unas palabras de Marino en el I congreso SAVECC, algo parecido a lo que sigue: "La epigenética hará que la ciencia vuelva al interés por el comportamiento, y deje un poco de lado el cerebrocentrismo o la genética tradicional (Genotipo->Fenotipo).
Jacinto Jacinto
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Epigenética y teleología, ¿un disparate?

¿De que forma puede el análisis de conducta integrar avances en el estudio de mecanismos epigenéticos? Dificilmente. La epigenética no es algo nuevo ni cambia la genética tradicional para nada. Son mecanismos por los que 1 o varias células modifican la tasa de expresión de alguno/s de sus genes en respuesta a factores ambientales, pero entendiendo ambiental por todo aquello que no es estrictamente genómico. Por ejemplo, el consumo de un medicamento, exposición a tóxicos, estres en etapas críticas del desarrollo, infecciones, etc. podrían producir modificaciones epigenéticas. Luego el efecto de estas puede ser muy diverso según el tipo de célula implicada, el gen/es modificados, el órgano, etc. Es decir, podrían suponer una malformación, un cáncer, una enfermedad autoinmune, etc. pero también podrían tener un papel importante en el desarrollo del SNC y de la personalidad normal o patológica. Es un campo muy interesante pero no es una moda, al menos no en su sentido peyorativo. Lo malo es que el análisis de conducta es poco permeable al tipo de investigación que se hace en epigenética de la conducta, que es neurociencia y según dicen los conductistas radicales, eso no es psicología. Lo más relacionado con el análisis de conducta podría ser algo así:

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3526005/ 

La epigenética podría poner un poco de luz en el tema de si la conducta normal y la conducta patológica forman parte realmente de un continuo o si existen diferencias cualitativas entre ambas. Un adicto o un jugador compulsivo, podemos describir muy bien conductualmente como llegan a hacerse adictos a lo suyo, y se puede hacer en el laboratorio. El problema es cuando se tratan de aplicar los mismos métodos conductuales para revertir la adicción, que es cuando se aprecia que en bastantes casos el éxito es pequeño y suele haber recaidas, no deja de haber deseo de jugar a la ruleta y demás cosas. Es decir, parece que el aprendizaje no se revierte sin más. Aquello que no era reforzante (jugar a la ruleta) ahora es demasiado reforzante y controla gran parte de la vida del paciente. Luego ha tenido que mediar algún cambio en el SNC, y ese cambio podría ser epigenético, y en ese caso, la adicción sería una enfermedad.  

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3569166/

Quizá la pregunta adecuada sea ¿puede el conductismo radical acercarse a la epigenética y seguir siendo radical? ;)

 
Jesús Jesús
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Epigenética y teleología, ¿un disparate?

Hola Jacinto.

De nuevo creo que aportas información interesante (acabo de pasar el enlace que has dejado a un compañero que se va a embarcar en un proyecto relacionado).

Pero también creo que tendrías que revisar según qué afirmaciones, como:
"Lo malo es que el análisis de conducta es poco permeable al tipo de investigación que se hace en epigenética de la conducta, que es neurociencia y según dicen los conductistas radicales, eso no es psicología."

Respondiendo a tu pregunta: ¿puede el conductismo radical acercarse a la epigenética y seguir siendo radical?

Respuesta corta: SI

Respuesta larga (por un analista de comportamiento):
http://www.psicothema.com/pdf/4072.pdf
Jacinto Jacinto
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Epigenética y teleología, ¿un disparate?

Gracias Jesús por la referencia. Parece que estos autores, los del libro de las invenciones de los trastornos mentales, tienen una opinión "compleja". Tan pronto proponen el modelo de causalidad aristotélica como se ponen a superar falsas dicotomías con la epigenética, que es el patadón en el culo a esa causalidad lineal que proponían. O quizá no termino de entenderlo.

"In this regard, vulnerability could be understood within cycles of contingency. For instance, life adversities such as disorganized attachment and early trauma may promote vulnerability expressed as increased sensitivity
of the hypothalamic-pituitary-adrenal axis, together with an altered dopaminergic system that would likely cause abnormal
psychological responses including paranoia and dissociation  leading to a psychotic episode or even schizophrenia"

A ver, a ver, a ver... ¿La esquizofrenia como resultado de una vulnerabilidad consistente en disfunción dopaminérgica y sensibilización del eje del cortisol provocada por traumas previos y apego desorganizado? Mm... conductismo radical no parece, de hecho, excepto por lo de los ciclos de contingencia parece un enfoque más bien psicobiológico. Pero bueno, a ver si ahora que estamos superando dicotomías voy a venir yo a ponerle puertas al campo.
Jesús Jesús
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Epigenética y teleología, ¿un disparate?

Hola Jacinto.

Esa es la gracia del asunto. Uno de los autores es analista del comportamiento, y el otro psicobiólogo. Pese a que creas lo contrario, se puede trabajar juntos y se lleva haciendo desde hace tiempo. (Dejando al margen lo siguiente: el hecho de que sea posible no lo hace obligatorio).

Por supuesto que la opinión de los autores es compleja, porque la realidad lo es. Sin salirnos de la biología, en la misma ciencia se combinan explicaciones mecanicistas (causalidad eficiente aristotélica) a la hora de abordar ciertos fenómenos  (ej. la transmisión del impulso nervioso) y explicaciones basadas en contingencias más molares y bucles de retroalimentación para explicar otras áreas (ej. la selección sexual de determinados caracteres como la cola del pavo real).
Incluso un único fenómeno, desde el punto de vista puramente biológico, tiene que ser explicado aludiendo a distintos tipos de causas (ej. Mayr, 1961; http://isites.harvard.edu/fs/docs/icb.topic100452.files/Mayr_E._1961._Science_V134.pp1501-1506.pdf).

Si esto es válido para la biología ¿por qué no lo va a ser para la psicología y la psicobiología?
 
Jacinto Jacinto
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Epigenética y teleología, ¿un disparate?

A ver Jesús, ya sé que se puede trabajar multidisciplinarmente y que todo eso es muy hermoso.. pero lo que dicen ahora no tiene ni rastro de análisis de conducta. Están infiriendo un estado interno "disfunción dopaminérgica" que presuntamente sería consecuencia de traumas en la infancia y de un estilo de apego desorganizado. A mi me parece especulación salvaje, a medio camino entre la psicoterapia dinámica y la psiquiatría biológica. Se sirven de la epigenética como mecanismo causal que conecta en el tiempo esos estados internos (trauma -> huella epigenética -> disfunción dopaminérgica en el adulto). ¿Dónde está el conductismo radical? ¿En decir que la vulnerabilidad a la esquizofrenia es por una sensibilización del eje del cortisol y por una alteración dopaminérgica? Joder, pero si eso lo llevan diciendo los psiquiatras más biologicistas hace tiempo! En serio, explícamelo porque me parece que no lo pillo...

Te dejo un enlace a un artículo de una revista de psiquiatría de "antes de ayer", para que veas que ya se planteaban hace tiempo reformular la hipótesis dopaminérgica desde una perspectiva epigenética:  http://schizophreniabulletin.oxfordjournals.org/content/25/4/639.long

Respecto a Mayr, yo no digo que su modelo no valga, aunque es un error tomar las distinciones de Mayr como jerarquias de causas. De todas formas, como sabrás, también hay quien critica ese modelo de causalidad porque se está quedándo obsoleto para comprender sistemas complejos, y sí, es un poco lastre mental: http://www.sciencemag.org/content/334/6062/1512.abstract



Jacinto Jacinto
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Epigenética y teleología, ¿un disparate?

Ahora sí, que antes he puesto el abstract solo... http://igfl.ens-lyon.fr/documents/Laland_science_2011.pdf
Jesús Jesús
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Epigenética y teleología, ¿un disparate?

En respuesta a este mensaje publicado por Jacinto
Hola Jacinto,

Dices:
"Están infiriendo un estado interno "disfunción dopaminérgica" que presuntamente sería consecuencia de traumas en la infancia y de un estilo de apego desorganizado. A mi me parece especulación salvaje, a medio camino entre la psicoterapia dinámica y la psiquiatría biológica."

Se me ocurren dos hipótesis para explicar por qué dices esto:

1) Conoces los aproximadamente 20 trabajos que citan sólo en el apartado "Epigenetics of psychopathology: The case of schizophrenia", y efectivamente no relacionan variables biológicas con variables comportamentales, sino que infieren la relación de alguna forma oscura y especulan salvajemente.
Si ese es el caso, me callo, porque no los conozco y no puedo hablar.

2) Has echado un vistazo a la figura 3 (que sintetiza todos esos estudios), la has descrito de forma simplificada y has creado un hombre de paja.
Lo que me hace pensar en esta hipótesis es el uso selectivo de los términos. En lugar de citar los factores que señalan los autores, has seleccionado unos cuantos y adaptado su traducción para que coincida con tu descripción. Por ejemplo: los autores, entre las variables psicosociales que llaman "Adversidades de la vida" (Life adversities), citan: parental care neglect, disorganized attachment, traumatic events, child abuse, migration, etc.
En cambio, en tu frase, olvidas la negligencia en el cuidado parental, el abuso infantil y la migración, y te centras en los términos que se han usado (también, pero no exclusivamente) en el ámbito dinámico "apego desorganizado" y "eventos traumáticos". En este caso, incluso te olvidas del elemento más conductual "eventos" en favor del término más dinámico "traumas".
Si esta es la forma de argumentar, es trampa y no me interesa seguir por ahí.

Pero lo que ninguna de las dos hipótesis explica es porqué dices que: "Se sirven de la epigenética como mecanismo causal que conecta en el tiempo esos estados internos (trauma -> huella epigenética -> disfunción dopaminérgica en el adulto)" porque no se parece mucho a los que concluyen.

Desde el principio al final, incluyendo el modelo de la Figura 3, el artículo es una llamada de atención a olvidar el modelo causal lineal del "dogma central de la biología molecular" (o cualquier otro tipo de linealidad) en favor de un modelo interactivo, donde no hay "causas iniciadoras" ni esencias en los trastornos. Respondiendo a tu pregunta ¿dónde está el conductismo radical?, obviamente no lo vas a encontrar en la descripción de la literatura sobre los factores biológicos relacionados con la esquizofrenia. Más bien lo puedes encontrar en la última parte "conceptual implications", ya que la aportación es de tipo conceptual, no empírica. Algunos ejemplos de las páginas 9 y 10:

The “epigenetic turn” implies reconsidering the long-held
dichotomies of classical genetics, such as nature-nurture, genotypephenotype, stress-vulnerability and pathogenesis-pathoplasty, which could be seen as redoubts of Cartesian dualism

The nature versus nurture debate is no longer tenable in terms
of different interacting entities, since the human brain and the
genome are known to be shaped by intertwined culture during
development

The genotype-phenotype distinction is also untenable, and for
the same reason. In this regard, the role known to be played by
the phenotype (like behavior in this case) in shaping our genotype
contradicts the “dogmatically” assumed unidirectional genotypephenotype relationship

The stress-vulnerability distinction should also be discarded,
since it is based on a linear nature-nurture model, while the
concept of interaction should itself be revised. The genome is not
merely equipment inside an organism interacting with it, but is
intertwined in causes and effect
 
En resumen, por lo que se aboga es por una aproximación no dualista y no esencialista de los trastornos y del comportamiento en general. Quizás me dirás que no hace falta recordar eso a los biólogos, y seguramente es así en muchos casos. Pero este artículo está publicado en una revista de psicología y pretende recordarselo a ellos.

Sobre Mayr y la causalidad, podemos hablar en otro momento, que me ha salido ya una respuesta infumable. Gracias por el artículo que enlazas, lo miraré.
Jacinto Jacinto
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Epigenética y teleología, ¿un disparate?

Jesús, quizá el tono de mi anterior mensaje fuera un poco paródico e irreverente, pero no tergiverses mi opinión. Yo no estoy en desacuerdo con lo que sugieren, todo lo contrario! Lo que digo es que no es conductismo skinneriano ni de lejos, y bienvenido sea así.  La "especulación salvaje" no pretendía que sonara como algo peyorativo, sino en un sentido anti-skinneriano o "no conductista". ¿Qué fue de aquello de no apelar a eventos que ocurren en otros niveles de observación y que se tienen que explicar con otros términos, etc.? ¿Por qué y para qué se permite un analista de conducta esta excepción?

Dicen: "Epigenetics, together with the known etiological role of life adversities, restore schizophrenia in a developmental perspective without assuming a predetermined genetic origin, but perhaps acknowledging epigenetic “marks” related to life experiences."  

El motivo por el que publican algo así es porque quieren mostrar de que forma el ambiente-contexto relacional podría ser el lugar donde buscar las causas de la esquizofrenia, en vez de hipótesis más biologicistas como la de la predisposición genética y otras. Si cambias "early life adversities" por "prenatal influenza virus infections" como causa de huellas epigenéticas, etc. tendrías el mismo esquema conceptual, pero con una causa que interesa poco a los analistas de conducta (pese a ser igualmente ambiental!). Ahí es donde está el análisis de conducta en ese artículo.
 
Jesús: "Pero lo que ninguna de las dos hipótesis explica es porqué dices que: "Se sirven de la epigenética como mecanismo causal que conecta en el tiempo esos estados internos (trauma -> huella epigenética -> disfunción dopaminérgica en el adulto)" porque no se parece mucho a los que concluyen."

¿Que no se parece? lo dicen expresamente en sus conclusiones:
"The research results reviewed here support the hypothesis that epigenetic mechanisms would explain how the environment, and life adversities in particular, is linked to the development of mental disorders."

Epigenética como mecanismo causal porque sirve de nexo entre ambiente (traumas) y vulnerabilidad adquirida (disfunción dopaminérgica), que obviamente están separados en el tiempo. ¿Donde está la tergiversación por mi parte? ¿No es la disfunción dopaminérgica un estado interno? ¿No es un estado interno inferido por la eficacia de antipsicóticos en el control de síntomas positivos y por otras evidencias más inconstantes? ¿No llevan diciendo esto los psiquiatras biológicos mucho tiempo? La diferencia es que en vez de ser consecuencia de, por ejemplo un virus o una mutación heredada en tal receptor, sería un poco más complejo, pero sobre todo más satisfactorio porque sitúa la causa remota en el ambiente, es decir, en el sitio donde trabaja el conductismo radical entre otros. La ideología existe, y no solo la tienen los que te caen menos bien. De nuevo repito: me encanta lo que cuentan y como lo cuentan.
Jesús Jesús
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Epigenética y teleología, ¿un disparate?

Hola de nuevo, Jacinto.

Después de una demora intento responder sintetizando algunas cosas de este debate y del hilo de biología - psicología, porque me da la impresión de que el punto central es común.

Primero algo que al releer nuestras intervenciones se me ha hecho evidente: tenemos muchas más puntos de vista en común que discrepancias. Discutimos básicamente porque es divertido y se aprende, pero mejor no perder de vista eso.

Segundo, creo que el punto de discrepancia principal que has planteado en ambos hilos es si los conductistas skinnerianos decimos o hacemos ciertas cosas, corrígeme si me equivoco: negar o al menos minimizar el papel de la biología en la explicación de la conducta y hacerlo en aras de una ortodoxia o "mandato canónico" skinneriano. Tú dices que si, y yo digo que no.

Tercero; tu principal fuente de evidencia hasta ahora ha sido una cita de Skinner de 1950 y que a Baum no le ha gustado el tono en que Staddon critica a Skinner. Sobre Baum, te recuerdo que su principal crítica era precisamente el tono y que la propusiese como si fuera una ruptura con todo lo anterior y él fuese el primero al que se le ocurre que la biología es importante, y no tanto el contenido de la propuesta de Staddon. Por otra parte, centrarse en Baum (o en los autores más críticos) es una caso de "cherry picking": sólo se le da relevancia a los datos que concuerdan con mi idea (rechazo y ortodoxia) y se desechan los demás. Para contrarrestar, te recuerdo el dato ya comentado de la profusión y normalidad con la que se estudian variables biológicas en las revistas conductuales, incluyendo su "buque insignia" The Journal of the Experimental Analysis of Behavior.

La cita de Skinner de 1950 (http://psychclassics.yorku.ca/Skinner/Theories/) es quizás lo que tiene más interés analizar, porque como todo documento histórico hay que estudiarlo en su contexto. Por comodidad, la copio del otro hilo:

"Theories -- whether neural, mental, or conceptual -- talk about intervening steps in these relationships. But instead of prompting us to search for and explore relevant variables, they frequently have quite the opposite effect. When we attribute behavior to a neural or mental event, real or conceptual, we are likely to forget that we still have the task of accounting for the neural or mental event. When we assert that an animal acts in a given way because it expects to receive food, then what began as the task of accounting for learned behavior becomes the task of accounting for expectancy. The problem is at least equally complex and probably more difficult. We are likely to close our eyes to it and to use the theory to give us answers in place of the answers we might find through further study. It might be argued that the principal function of learning theory to date has been, not to suggest appropriate research, but to create a false sense of security, an unwarranted satisfaction with the status quo." B.F. Skinner (1950). Psychological Review, 57, 193-216.

En 1950, este paper iba dirigido a los dos únicos tipos de teorías que existían:
1) las mentales/conceptuales, herederas del enfoque de Tolman que dieron lugar posteriormente a la psicología cognitiva, y que iban en la línea de inferir conceptos teóricos que se situaban en otro plano conceptual distinto a la conducta (o bien como conceptos teóricos en la línea del positivismo lógico o bien directamente como especulaciones vagas de un mundo mental inobservable por definición)
2) las neurales en el sentido de Hull. Y estas son las que nos importan aquí. Porque Hull planteaba (con mejor criterio que Tolman) que los conceptos debían tener estatus ontológico real (existir) aunque fuese en otro nivel de análisis para ser útiles a la ciencia. El debate teórico en esas fechas estaba candente, y esta distinción la habían señalado dos años antes McCorquodale y Mehl en "ON A DISTINCTION BETWEEN HYPOTHETICAL CONSTRUCTS AND INTERVENING VARIABLES" (http://psychclassics.asu.edu/MacMeehl/hypcon-intvar.htm).

Y aquí viene la precisión histórica. Las teorías "neurales" tal como las entendía Hull no tienen nada que ver con las investigaciones neurales de ahora. Usar la misma palabra no garantiza el mismo significado. Hull entendía que el "drive" existiría en realidad, y se podría medir a nivel biológico... pero no lo hacía. Y así con todo. Se limitaba a proponer la existencia de ese tipo de variables en el nivel biológico y a inferirlas sólo a partir del comportamiento. Esa práctica, se mire por donde se mire, es mala ciencia. Usando una metáfora biológica algo burda, uno no puede inferir el adn de un animal que está observando por su similitud estructural con otro: los dos pueden tener alas, pero el adn va a ser diferente si uno es un pájaro y otro un insecto, etc.

A eso se refiere Skinner con teoría en su artículo de hace 60 años. Al tipo de teoría que se hacía en su época y no al tipo de investigación que se hace ahora (obviamente) donde sí podemos estudiar variables biológicas reales, y no meramente inferirlas de la conducta. Por eso hay que recordar que Skinner estaba en contra de ese tipo de teoría especulativa, no en contra de cualquier teoría:

This does not exclude the possibility of theory in another sense. Beyond the collection of uniform relationships lies [p. 216] the need for a formal representation of the data reduced to a minimal number of terms. A theoretical construction may yield greater generality than any assemblage of facts. But such a construction will not refer to another dimensional system and will not, there-fore, fall within our present definition.

Muchas citas posteriores de Skinner, algunas de las cuales hemos citado ya, creo que aclaran su postura ante las variables biológicas reales y medidas en una investigación. En cualquier caso, 60 años después, poco importa lo que dijese Skinner, insisto, el criterio para juzgar tu afirmación es lo que los analistas del comportamiento hacemos y lo que decimos en nuestros órganos académicos de expresión, las revistas científicas. Lo demás es retórica.

Dicho eso, hay que reiterar que, si bien la investigación biológica está muy bien y es un campo de intersección interesante para algunos psicólogos (igual que la bioquímica para algunos biólogos), no hay que olvidar que la tarea para la mayoría de los profesionales de la psicología... es la psicología. Una buena sistematización de las variables en nuestro nivel de análisis es condición necesaria para todo lo demás. Incluida la psicobiología. ¿O hubiera sido igual de fácil y productivo estudiar las variables biológicas en la impulsividad sin conocer los parámetros del reforzamiento (magnitud, calidad, demora...) la ley de igualación y los procedimientos de autocontrol?
 

Jacinto Jacinto
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Epigenética y teleología, ¿un disparate?

"Primero algo que al releer nuestras intervenciones se me ha hecho evidente: tenemos muchas más puntos de vista en común que discrepancias. Discutimos básicamente porque es divertido y se aprende, pero mejor no perder de vista eso."

Por supuesto, aunque como hablamos a un nivel un poco abstracto parece que digamos cosas muy dispares. Tampoco es mi intención convencer a nadie de que se pase al lado oscuro y se ponga a disecar hipocampos para entender que cosa es la felicidad. A mi me parece que los conductistas radicales en general tendéis a aislaros, a daros la razón mutuamente y a caricaturizar otras formas de pensamiento sin tratar de ver que también tienen alguna cosa buena o rescatable, y luego está lo de minimizar el papel de la biología en la explicación de la conducta (probablemente yo tienda un poco a lo contrario). Por ejemplo, en otro hilo de este foro he citado como curiosidad un tipo especial de TOC en niños que tiene una causa autoinmune. No deja de ser una rareza, pero sirve de ejemplo de que no todo se puede deducir siempre a partir de un mero análisis funcional (aunque hoy por hoy sea lo mejor por conveniencia). Hay miles de variables a las que selectivamente no prestamos atención, porque no conocemos o porque no sabemos integrarlas en el análisis funcional, pero que no por ello dejan de existir y de influir. En este caso son auto-anticuerpos, en otro podrían ser tóxicos ambientales como sugería Lorca y en otro caso podrían ser cicatrices epigenéticas como señalaba Marino en el artículo ese.

La diferencia entre la postura que minimiza el papel de la biología (conductismo radical) y otras que tienden a maximizarla es que en el primer caso lo veis ese tipo de variables como anecdóticas, meros acompañantes, curiosidades de otras disciplinas, etc. y los segundos vemos que son indicio de que no estamos más que en la prehistoria y que no hay que hacerle ascos a ningún tipo potencial de explicación de la conducta por bizarra que parezca ni a ningún tipo de variable por hipotética que sea (siempre en los márgenes científicos), ya que en el fondo sabemos muy poco como para ponernos tan caprichosos. Hay que integrarlas en la explicación de la conducta y en el trabajo habitual. Lo contrario solo conduce a una auto-afirmación de unos principios o a tratar de poner la biología al servicio de ideas preconcebidas. Esto es lo que hacen los del artículo de la epigenética, en donde la usan para sugerir que es ridículo buscar causas genéticas (heredadas) de la predisposición a los trastornos mentales, cuando el ambiente el psicosocial (porque de virus y tóxicos no dicen ni mu) está lleno de ellas. Muy interesante y bonito, pero no hay que dejar de ver el trasfondo ideológico de los autores. En cierto modo lo que están haciendo es minimizar el valor de los estudios genéticos típicos, desde los de gemelos a los "genome wide scan", para autoafirmarse en la ídea de que la vulnerabilidad a  los trastornos mentales siempre tienen un origen psicosocial. ¿De que otra forma podría acercarse el conductismo radical a la epigenética y seguir siendo radical?  
 
Jesús: "Y aquí viene la precisión histórica. Las teorías "neurales" tal como las entendía Hull no tienen nada que ver con las investigaciones neurales de ahora. Usar la misma palabra no garantiza el mismo significado. Hull entendía que el "drive" existiría en realidad, y se podría medir a nivel biológico... pero no lo hacía. Y así con todo."
Jesus: "A eso se refiere Skinner con teoría en su artículo de hace 60 años. Al tipo de teoría que se hacía en su época y no al tipo de investigación que se hace ahora (obviamente) donde sí podemos estudiar variables biológicas reales, y no meramente inferirlas de la conducta."  

Las limitaciones del enfoque de Hull son evidentes, pero lo importante es que esboza a groso modo precisamente lo que son las investigaciones neurales de hoy en día, y que siguen rechazando sui generis los analistas de conducta (*ejemplo al final). En mi opinión es la forma más adecuada de entender la conducta, aunque quizá la más costosa y lenta. El referente actual es la "neurociencia conductual", que ahora sí, trata de comprobar la realidad de las variables intervinientes que se usan para explicar la conducta. Actualmente, un paralelismo moderno con el "drive" de Hull lo tenemos en el estudio neurocientífico de la adicción, cuando se habla de "craving" como variable interviniente, se intenta determinar que circuitos y que neurotransmisores computan ese craving, tomándolo no solo como un descriptor coloquial o experimental de la conducta sino como algo real y neurológico que influye en la toma de decisiones y que puede diferenciar a unas personas de otras (ej: adicto vs. no adicto). Para ello se emplean paradigmas operantes y programas de reforzamiento que permitan operativizar bien lo que se estudia para no caer en los errores del pasado. Este tipo de forma de trabajar permite llegar a modelos explicativos más amplios.

(*ejemplo:) http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1389786/

En este paper se critican las teorías modernas sobre la adicción, que como señala el autor proceden casi por completo del campo de las neurociencias, e incluso reconoce el autor: "However, our interest in data rather than theories led us to exclude this conjunction of drug addiction and neuroscience."

Lo que dice es una verdad a medias, ya que las teorías proceden de la neurociencia, pero son teorías psicológicas sobre toma de decisiones, sobre adicción, etc. ¿curioso no? Al final tendrá razón Skinner y nos tendrán que contar los fisiólogos de que va la cosa...

Jesús "Dicho eso, hay que reiterar que, si bien la investigación biológica está muy bien y es un campo de intersección interesante para algunos psicólogos (igual que la bioquímica para algunos biólogos), no hay que olvidar que la tarea para la mayoría de los profesionales de la psicología... es la psicología."

Y llegamos por fin al meollo del asunto: esto también es psicología! (me refiero a la investigación básica de las relaciones cerebro-conducta a un nivel biológico) ¿No es la psicología clínica un campo de intersección con la medicina? ¿no lo es la psicología social con la sociología o la economía? ¿No lo es la educativa con la pedagogia? ¿Cual es el campo psicológico puro? ¿Cuál es esa psicología de la que hablas a la que se dedican "la mayoría"?